log in

Noticias

Los Ribereños, aburridos del Scrats y “su secuaz”, el presidente López Miras: “en 2020, con todo lo que ha ocurrido, no se puede seguir defendiendo el modelo depredador de la agricultura industrial”

Rate this item
(0 votes)

La Asociación de Municipios Ribereños de los Embalses de Entrepeñas y Buendía considera las últimas declaraciones “ecos de un pasado que debemos superar” y apuesta por un cambio de modelo para 2021, cuando haya de ejecutarse por fin la sentencia del Tribunal Supremo. “No podemos ignorar a Europa, no podemos seguir anteponiendo los intereses económicos de cuatro aguatenientes al patrimonio medioambiental de todos los españoles y europeos”

Entrepeñas y Buendía viven un descanso forzado por las obras de La Bujeda, pero la situación continúa siendo crítica para los embalses de cabecera del Tajo. “El Trasvase es insostenible y lo saben perfectamente en la Región de Murcia”, explica la presidenta de la Asociación, María de los Ángeles Sierra. “El agua que tenemos, la necesitamos para el Tajo y para garantizar nuestro consumo y nuestro desarrollo económico, que somos la cuenca cedente”.
“Pero tienen alternativas, como el agua desalada, que nosotros no tenemos, y además hay una cosa que debe quedar muy clara: no se puede primar el beneficio económico al cumplimiento de nuestras obligaciones con Europa y, sobre todo, con el Medio Ambiente”, defiende Sierra.

Por su parte, el vicepresidente Borja Castro lamenta el enfrentamiento y el desgaste que vuelven a suscitar desde la Región de Murcia contra el Ministerio de Transición Ecológica. “Es una lástima que pongan palos en las ruedas a cada movimiento del Ministerio, que bastante ha tratado de defenderles y por eso les hemos criticado en numerosas ocasiones; pero llega un momento en el que lo que es inevitable sucede: una industria insostenible y perjudicial para el Medio Ambiente tiene los días contados”.

Los Ribereños, que han vuelto a enfrentarse a un año hidrológico terrible, en el que se ha dilapidado un ciclo húmedo trasvasando sin necesidad, confían en que 2021 marque el comienzo de la imprescindible transición ecológica. “No podemos vivir de espaldas a la naturaleza, los ríos no son tuberías inagotables de agua que podemos canalizar a nuestro antojo sin consecuencias”.