log in

Noticias

“No, el agua para consumo humano no está en peligro, pero si les preocupa que reduzcan la demanda para regadío”, los Ribereños contestan a López Miras, a quien califican de “mentiroso y populista”

Rate this item
(0 votes)

La Asociación de Municipios Ribereños de los Embalses de Entrepeñas y Buendía considera que las declaraciones del presidente de la Región de Murcia son “falsas y alarmistas, peligrosas y alejadas de la ciencia como todo el populismo del que se han alimentado durante cuarenta años”. Al respecto de la Mancomunidad de Aguas del Taibilla, recuerdan como hace apenas dos años salieron las imágenes de un resort vacacional limpiando las calles con agua potable, “primero hay que racionalizar la demanda y tratar de adecuarla a las posibilidades de la propia cuenca”, señalan.

Gobierno de Murcia y Agricultores volvieron a salir a la calle en doce municipios de la Región y cuatro de Alicante y Almería, “con el populismo por bandera”, lamentan los Ribereños de Entrepeñas y Buendía, que asisten “perplejos” a una nueva “ofensiva de los responsables del ecocidio del Tajo y el Mar Menor, que salen a lanzar proclamas y amenazar con violencia a quienes tratan de defender el patrimonio de todos los españoles”.

La Asociación de Municipios Ribereños siempre se ha mostrado partidaria de aceptar trasvases para consumo humano, “pero supeditados lógicamente a una racionalización de la demanda agrícola y turística”. No consideran lógico ni sostenible seguir aumentando hectáreas de regadío si consideran que el consumo humano está en peligro. “El déficit del Segura es puramente antropogénico, la demanda para uso agrícola está muy por encima de lo que podría ser considerado sostenible, incluso con la existencia del Trasvase”.

“Cada vez engañan a menos gente, pero es importante que desde el Ministerio de Transición Ecológica se invierta fuertemente en hacer una comunicación pedagógica que explique bien el problema en el Levante: no podemos pagarles el chiringuito entre todos los españoles”, demandan los Ribereños.