log in

Noticias

“Son 14 hm3 más de los que necesitan”, señalan los Ribereños ante el nuevo trasvase de agosto

Rate this item
(0 votes)

La Asociación de Municipios Ribereños reitera su postura y considera que se debería haber desestimado por completo el envío de agua en agosto, a sabiendas de que la cuenca del Segura almacena oficialmente alrededor de 126 hm3 de agua pura del Tajo. Un Trasvase Cero posibilitaría la vuelta a Nivel 2 en octubre o noviembre, lo que consideran “debería ser prioritario”.

Sin novedades en la mesa de explotación, que elevó al Ministerio la petición de trasvasar 20 hm3, el máximo permitido. Una mecánica que “repiten como autómatas”, según denuncian los Ribereños, sin contemplar las necesidades de la cuenca cedente. A pesar de ello, el Ministerio ha aprobado un trasvase de 14 hm3; 7,5 hm3 para consumo humano y 6,5 hm3 para regadío.

“No nos negaremos jamás a ceder agua para beber, pero cuando haga falta, claro, cosa que no es comprensible cuando tienen agua del Tajo para beber año y medio sin necesidad de trasvasar”, explica la presidenta de la Asociación, María de los Ángeles Sierra.

Los Ribereños lamentan caer en los errores de siempre, priorizando la gula de los regantes al desarrollo económico de la cuenca cedente. “Teniendo agua, lo lógico sería no trasvasar hasta que hubiera posibilidades de agotarse”, denuncia el vicepresidente, Borja Castro. “Claro que lo más lógico sería regular la demanda en función de las disponibilidades de la cuenca del Segura y de las necesidades de la cuenca del Tajo, no priorizar el enriquecimiento de una agroindustria que resta más de lo que suma dentro de la propia Región de Murcia”.

Aún así, consideran un buen gesto la reducción de 6 hm3 respecto a lo propuesto por la comisión. “No cabe duda de que anteriores gobiernos hubieran aprobado 20 hm3, como así hicieron sistemáticamente”.

El técnico de la Asociación, Miguel Ángel Sánchez, que acudió nuevamente como invitado a la mesa de explotación, solicitó además un cambio en la estrategia de desembalses, priorizando la estabilización de la lámina de Entrepeñas y trasvasando más desde Buendía, que tiene menor desarrollo turístico.